Page 1
blog-featured-12
Estándar

Capítulo 6, Escena 2.4 – Hay secretos que no son secretos sino evidencias no descubiertas

Entraron en un pequeño bar que parecía una cueva prehistórica decorada para llevar a cabo una fiesta mexicana. Como no podía ser de otra forma su especialidad era el mojito. Pidieron dos. Ella se sentó con cierta dificultad en el alto taburete, en un gesto extraño que le recordó a Manuel que ella parecia tener un esguince de tobillo. No quiso profundizar.

—Tengo una curiosidad.

Ella le miró sorbiendo de su pajita.

Trago mojito antes de iniciar sus preguntas indiscretas. Continue Reading →

Estándar

Capítulo 6, Escena 2.3 – El amor es más clasista que la percepción que tiene un campesino de si mismo

Llegaron a un restaurante Tailandés ubicado en una zona de Barcelona que Manuel no conocía. Una especie de territorio secreto. Manuel se percató que era verdad la percepción que Marta tenía de él, vivía en una burbuja como John Travolta en la película “The Boy in the Plastic Bubble” (1976). Manu recordaba escenas de esa película que durante su infancia le había marcado hasta el punto que llegó a forrar su habitación con plástico transparente para emular la vida del personaje de la película a la espera de que una mujer le sacar de ella a base de amor. Curiosamente, en su vida había sucedido a la inversa. Había conocido a Marta y en lugar de salir de la burbuja, la había metido a ella dentro.

—Imagínate un restaurante chino, pero con comida genuina y no adaptada a los gustos occidentales —le dijo ella delante de la puerta del restaurante. Continue Reading →

Estándar

Capítulo 6, Escena 2.2 – Tener mucha imaginación puede provocar una guerra nuclear en Cuenca

Después de hablar con Gabi, Manuel entró en el baño, se despeinó, miró en la pica del baño a ver si podía rescatar alguno de los pelos que se había arrancado de la nariz para volvérselo a pegar con loctite. Se sacó la ropa de la primera comunión y se puso sus tejanos gastados, una camiseta blanca y un jersey ajustado. Cambio sus recién lustrados zapatos y se puso unas bambas rojas pasadas de moda. Agarró su bicicleta plegable, su casco cantón y salió a todo correr a la calle.

Empezó a pedalear con todo su brío en contra dirección para ahorrarse una manzana.

—¡Tío bueno!— escuchó al llegar a la esquina de la calle. Allí vio a la prima de Lourdes con una sonrisa de oreja a oreja. Saludó con el pulgar como si fuese un motero en una Harley Davidson. Continue Reading →

Estándar

Capítulo 6, Escena 2.1 – Intentar tener tu vida bajo control es como detener un coche que va a 200 por hora con el freno de mano

Mientras se arreglaba delante del espejo Manuel iba recordando como había conocido a la doctora. Había tenido un ataque de liberación. Recordaba a su manera la frase a Eduard Punset, que en su versión venía a decir que la felicidad se obtiene cuando hay escasez de miedo en el ser humano. Con la encantadora doctora nunca había existido la sensación de miedo, ni siquiera cuando le puso la anestesia para suturarle sus pelotas. Además, ella ya había visto el ejercito de Manuel que se podía asociar más con Suiza que con Estados Unidos. Manuel no albergaba ninguna duda de que la doctora caería en sus redes. Era realmente feliz, no había angustia ni siquiera una emoción desbordante. Todo estaba controlado, era como si ya supiera el guión y como terminaba.

Mientras se ataba los cordones de sus nuevas bambas tipo Josep Guardiola, creció dentro de sí la imperiosa necesidad de compartir con alguien su cita. Una presión que aumentaba a gran velocidad y que amenazaba con descontrolar todo lo que hasta ahora había estado cuidadosamente gestionado. Miró en su agenda. Continue Reading →

Estándar

Capítulo 6, Escena 6.0 – Si crees que tener un pene pequeño es un gran problema … pues, espera y verás

Llegaron a la Barceloneta, donde el mundo parece estar en otro estado de ánimo. El sol pegaba fuerte, la brisa suavizaba sus efectos y la desnudez del invierno creaba un aire de nostalgia algo que nunca había existido en su vida. Manuel pensó que debía ser una nostalgia insertada en sus genes por algún antepasado que vivió algo importante en esa zona de la ciudad.

Carlos lo apartó de sus pensamientos tomándole del brazo como quien tomaría a su abuelo con Alzheimer que se va para el lado equivocado, con firmeza pero con suavidad. Continue Reading →