Basura de letras

Se despertó a las tres de la mañana como un búho. Los ojos como platos, no sabía cómo pero ya se había incorporado. Se puso la bata, las zapatillas, y salió del cuarto. Tampoco sabía cómo ya llevaba las gafas de leer puestas, pero ahí estaban, pegadas a su cara. Buscó en su móvil el teléfono de Antonio, y marcó, sin dudar.

No recibió respuesta después de varios tonos. Abrió el portátil.

—He vuelto amigo mío —le dijo.

—Te he echado de menos —le respondió su Macbook.

—Mentiroso, si odias lo fuerte que tecleo.

Continúa leyendo Basura de letras

El diálogo sobre los diálogos

La cafetería parecía estar en medio de la nada. Un espacio hermético que nos privaba a ambos de todos nuestros sentidos físicos. Estábamos, a efectos prácticos, solos enfrentando a nuestros intelectos.

—Me interesa tu opinión ¿Qué te parecen verdaderamente mis cuentos?—pregunté—. Y recuerda que entre tu y yo no valen ni las mentiras piadosas ni las frases hechas para salir del paso. No habría peor insulto que respondieras con una de las dos opciones que te acabo de mencionar y que, por otro lado, ya deberías saber que están prohibidas. Prefiero pecar de redundante antes que dejar que me insultes por un olvido producto de nuestra confianza.

Continúa leyendo El diálogo sobre los diálogos

No puedo matar insectos

El otro día a Lidia se le pegó un insecto en el pelo, síntoma de que estamos llegando al verano. Vino a la cocina toda encendida hablándome de algún problema del trabajo cuando una especie de oruga —animal en extinción del cual ya nadie habla— se le había instalado en una de sus mechas. Mientras ella seguía rabiando contra intangibles, yo observaba a ese animalito escalar hacia su cogote como un alpinista en busca de la cima. Me costó encontrar el momento para alertarle de la situación al quedarme embobado ante el paralelismo en el ímpetu de ambas criaturas. Continúa leyendo No puedo matar insectos

Lo importante es sacar lo que uno lleva dentro ¿verdad? … ¡Y una mierda!

A los seudo escritores nos gusta que nos lean y nos digan que nos leen. Pero a la vez, tenemos que pretender que escribimos por vocación, porque nos sale de dentro y da lo mismo si nuestros textos caen en un agujero negro, lo importante es sacar lo que uno lleva dentro, ¿verdad?

¡Y una mierda!

Lo importante es que te lean, sepan de tu existencia y la gente entienda y visualice, gracias a tus palabras, nuevas realidades que, idealmente, se construyen gracias al empuje de tus textos.

Continúa leyendo Lo importante es sacar lo que uno lleva dentro ¿verdad? … ¡Y una mierda!